El pasado 26 de Junio a las 11:18 de la mañana tuvo lugar la implosión del coliseo cubierto Humberto Perea. La firma colombiana Atila fue la encargada del exitoso proceso que le dio paso al comienzo de un nuevo escenario deportivo con miras a los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018.

Rogelio Gómez, gerente de la firma Atila, destacó que el mecanismo escogido fue completamente seguro y que contó con los mejores estándares de explosivos de idungel a nivel nacional e internacional. El ingeniero también recalcó que en la ciudad de Barranquilla que es la primera vez que se hace una implosión de este tipo

Con este histórico momento, inicia un nuevo panorama para Barranquilla como sede del deporte nacional e internacional.