El 11 de junio de 2014 en la ciudad mexicana de Veracruz, Barranquilla fue escogida como la nueva sede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018. Luego de dos rondas de votaciones en las que participaron Puerto La Cruz (Venezuela) y Ciudad de Panamá, Héctor Cardona, presidente de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (ODECABE), le dio a conocer a todas las delegaciones presentes la decisión esperada: ‘Curramba La Bella’ se convertiría en la casa de miles de deportistas y decenas de países.

En manos de la entonces alcaldesa distrital Elsa Noguera De La Espriella, del ex director de Coldeportes, Andrés Botero, del presidente del Comité Olímpico, Baltazar Medina,  y del aún vigente secretario de deportes, José Luis ‘Joao’ Herrera, la ciudad recibía el compromiso y la responsabilidad que conlleva convertirse en la sede de tan importante evento.

Con esta designación, ‘La Arenosa’ obtiene un nuevo título. Ya no solo es reconocida como la casa del Carnaval, la casa del Junior de Barranquilla o la casa de la Selección Colombia, sino, también, como la casa del deporte a nivel mundial.